Si me caí, es porque estaba caminando. Y caminar vale la pena, aunque te caigas.

— Eduardo Galeano.